Sigueme a través de tu correo electrónico

viernes, 4 de julio de 2014

La Iglesia de Santo Domingo en Sanlúcar de Barrameda

Pórtico de entrada al templo
La Iglesia de Santo Domingo de la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda, fue un antiguo convento que a principios del siglo XX se convirtió en parroquia, formando parte del conjunto histórico-artístico de la población. Dicho monasterio perteneció a los dominicos en la primera mitad del siglo XVI. Actualmente, es la sede canónica de la Hermandad de los Estudiantes, que procesiona la tarde noche del Miércoles Santo, con un único paso de misterio, que analizaremos en otra entrada.

La fábrica de la iglesia está realizada en sillería de piedra. El estilo de su traza es renacentista con muchos elementos manieristas. La planta es de cruz latina inscrita dentro de un rectángulo, y está compuesta con una sola nave con capillas laterales que se comunican entre sí por pequeños huecos entre los muros que las separan. El crucero se cubre con una alta cúpula sobre pechinas de base octogonal. Tanto los brazos del crucero como la cabecera se cubren con elegantes bóvedas decoradas con casetones y motivos muy clásicos.

Coro del Templo
Crucero de la nave central
En el primer tramo de los pies se sitúa el coro, construido sobre una bóveda de casetones en cuya decoración se incluye el escudo de los Pérez de Guzmán y relieves con imágenes de la defensa de Tarifa por parte de Guzmán el Bueno. Junto a esta decoración narrativa, hay varios escudos y emblemas de la orden dominica, que se repiten por todo el interior y el exterior del templo, donde destacan el volumen de la cúpula, la espadaña y el compás de entrada, cuya portada de acceso se terminó en el año 1606, según diseño de Cristóbal de Rojas. Esta portada de estilo manierista está formada por un vano de medio punto flanqueado por pilastras almohadilladas sobre las que se dispone un frontón triangular rematado por sencillas pirámides sobre bolas escurialenses. Asimismo sobre ella se muestran el escudo de la orden dominica y los blasones de patronos de la obra, pertenecenientes a la Casa de Medina-Sidonia.

La capilla mayor presenta en los laterales los sepulcros de los condes de Niebla, realizados en madera jaspeada y yeso. Fueron realizados por Francisco de la Gándara y Martín Christian en el año 1606, en sustitución de otros de alabastro existentes con anterioridad. Entre las interesantes obras muebles de esta iglesia destaca su retablo mayor, obra barroca realizada por Pedro Asencio en 1731, además de diversas pinturas y esculturas de los siglos XVI y XVII, como el Cristo de los Milagros (Hdad. de los Estudiantes) realizado por Miguel Adam y el Descendimiento de la Cruz, del pintor flamenco Jacob Jordaens.
Altar mayor del Templo
Biografía: www.wikipedia.org
Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"