Sigueme a través de tu correo electrónico

jueves, 11 de diciembre de 2014

El Palacio de Schönbrunn en Viena

Fachada delantera del Palacio Schönbrunn
Viajamos hoy hasta el país de Austria, concretamente a su capital Viena, donde os mostrare el Palacio de de Schönbrunn, también conocido como el Versalles vienés, que se encuentra fuera del casco histórico o "anillo" tal y como se conoce a la zona cultural y arquitectónica de este municipio.

Este palacio es uno de los principales edificios históricos y culturales de Austria, desde el siglo XIX ha sido una de las principales atracciones turísticas de la ciudad de Viena y ha aparecido en postales, documentales y diversos filmes cinematográficos, como en las películas realizadas de Sissi Emperatriz.

Fachada trasera del Palacio Schönbrunn (Jardines)
El palacio, junto con sus jardines, fue nombrado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1996.

En 1559 el emperador Maximiliano II construye un primitivo palacio que fue derribado en 1683. A raíz de ello, el emperador Leopoldo I encarga a Fischer von Erlach la construcción de un nuevo palacio para su hijo José I, en el futuro. Dicho encargo comenzó en el año 1696 y finalizaría entre los años 1699 y 1701-1702, aproximadamente. Actualmente, queda la Capilla de Palacio (Schlosskapelle) y la Escalera Azul (Blaue Stiege) con un fresco de Sebastiano Ricci.

Parte de los jardines vista desde el Palacio Schönbrunn
María Teresa, hija de Carlos VI, fue quien convertiría el palacio en residencia veraniega de los Habsburgo; status que conservaría hasta el final de la monarquía en 1918. Durante su gobierno, se procede además a una ampliación importante del palacio bajo la batuta de Nikolaus von Pacassi, quien ya había trabajado también para la familia imperial en Hofburg. La mayor parte de la decoración interior tiene su origen en esta época y es una de las pocas muestras existentes del llamado rococó austríaco, digno de admirar y de contemplar por todo aquel visitante que desee.

Hacia 1765, Hetzendorf von Hohenberg, arquitecto clasicista, asume la dirección de los trabajos de construcción del palacio, siendo su obra más significativa la Glorieta que completa ópticamente el gran parque palaciego, con bastantes metros cuadrados de zona verde, con diversas especies florales,y donde se admira el monumento al ejército vienes y la fuente de Poseidón.

Fuente de Poseidón en el Palacio Schönbrunn
Entre 1817-1819 Johann Aman lleva a cabo una unificación y simplificación de la fachada siguiendo ya claramente los dictados del clasicismo. De esa época es también el color amarillo tan característico de la fachada, que hasta el siglo XX constituiría una de las "marcas" de la monarquía habsburga, pues todos los edificios oficiales estaban pintados con el mismo color.

Es digno de admirar también la entrada al recinto real que se abre a una gran explanada donde se ubican otros departamentos que ahora son ocupados por servicios públicos o habitáculos de organización para la visita de este magnífico monumento. En dicha visita se puede contemplar la casa tal y como se utilizaba en el siglo XVIII-XIX y donde queda tajantemente prohibido tomar fotografías, por lo que sólo os muestro la parte exterior, invitando a todo lector a que vaya pues es una maravilla.
Fuente de Poseidon y tras el, el Arco Triunfante en honor al Ejército Austriaco
Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"