Sigueme a través de tu correo electrónico

viernes, 19 de junio de 2015

La Caída de Jesús de Tobarra

Una de las Semanas Santas más populares es la del municipio albaceteño de Tobarra, un municipio que en condiciones normales no llega a más de ocho mil habitantes pero que en la Semana de Pasión multiplica por diez su población. La Semana Santa de Tobarra está declarada de Interés Turístico Nacional y Regional.

Hoy analizaremos el conocido por "Paso Gordo", que es el nombre popular que recibe la Hermandad de la Caída de Jesús y Cristo Resucitado.

La Caída de Jesús desfila en la procesión de la Amargura de Jueves Santo y en la procesión al Calvario del Viernes Santo. Posee otra imagen titular, Cristo Resucitado, del que ya hablaremos en otra entrada.

El grupo escultórico fue obra del imaginero y ceramista valenciano Roberto Roca Cerdá, discípulo de Mariano Benlliure, quien se inspiró en el paso que hiciera Salzillo para la Semana Santa murciana. Se compone de la figura de Cristo, un sayón que tira de una cuerda atada a su cuello, otro que lo azota mientras le tira del pelo, un soldado romano y Simón de Cirene cargando con la cruz.

El trono más pesado de la Semana Santa tobarreña es obra de José Ochando "Chumillas" y José Martínez Iniesta, en el año 1946. En 1987 se le añade una plataforma inferior que imita el estilo del trono original, siendo obra de los tobarreños Luis Leal Romero "Mochica" y Fernando Reina Escribano. Actualmente pesa sobre 3000 kilos y es portado por 30 agarraores. En el año 2006 con motivo de los 60 años de la hermandad, el armazón del trono, que era de madera, se cambió por otro completamente de metal.

La Hermandad tiene su momento cumbre la tarde de Jueves Santo. A las 7 de la tarde el pesado trono desciende por la empinada cuesta de la Encarnación en Tobarra, para unirse con la procesión; a la llegada, suenan los acordes del himno nacional y tras ella la marcha "Agarraores de la Caída", compuesta por el maestro Auñón, específicamente para la hermandad.

Esta bajada tiene su origen en el hundimiento de la torre de la Iglesia de la Asunción de 1952, circunstancia que hace que los tronos allí alojados tengan que ser reubicados, por lo cual tiene que rehabilitarse el Convento. Hasta entonces la Caída se guarda en el Santuario de la Encarnación. Pero tras la procesión de Jueves Santo de 1959, el Paso Gordo no entra en el Convento (por un conflicto con el párroco), sino que se decide llevarlo al Santuario de la Encarnación, no participando en la procesión del día siguiente. Así se instaura la tradición de bajarlo el Jueves y subirlo el Viernes tras la procesión.

Biografía: www.wikipedia.org




Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"