Sigueme a través de tu correo electrónico

lunes, 5 de octubre de 2015

Iglesia de San Carlos Borromeo en Viena

Cogemos el avión para ir hoy a la ciudad de Viena y mostraros la Iglesia de San Carlos Borromeo, una obra de arte que poseen los austriacos, que fue levantada por el emperador Carlos VI con motivo de la peste que asoló Viena en 1713. Con este motivo el monarca levantó este templo en honor al arzobispo de Milán y héroe de la empidemia de la peste en el año 1576.

La Iglesia de san Carlos Borromeo (en alemán, Karlskirche) es una iglesia barroca de Viena, situada en Kreuzherrengasse, en la parte sur de Karlsplatz, al borde del primer distrito, y doscientos metros por fuera de la Ringstrasse.
En concurso fue adjudicada la obra a Johann Bernhard Fischer von Erlach, siendo los fondos sufragados por los judíos que vivian en Viena, de forma forzosa. Las obras se iniciaron en 1716, y tras la muerte del arquitecto en 1723, las obras fueron continuadas, hasta su terminación en 1737, por su hijo Joseph Emanuel Fischer von Erlach.

Exterior

La iglesia constituye una obra maestra del eclecticismo barroco, en el que se combinan diferentes estilos: la fachada central representa un pórtico griego, en el frontón se encuentran relieves obra de Giovanni Stanetti, que describen los sufrimientos de la ciudad durante la peste de 1713, la estatua del santo patrón corona el frontón. La escaleras de la entrada se encuentra flanqueada por ángeles que representan el antiguo y el nuevo testamento.

Las columnas a su lado son de inspiración barroca, con relieves que muestran periodos de la vida de San Carlos Borromeo, inspiradas en la columna trajana de Roma, el tema que se representa en la columna izquierda es la constancia y el valor en la de la derecha.

Sobre la entrada domina una gigantesca cúpula. Los dos pabellones laterales muestran influencias del barroco romano y decoración oriental.

El edificio tiene una altura de 80 metros por unos 60 de ancho y constituye el segundo templo más amplio de la capital después de la Catedral de San Esteban.

Interior

El fresco de la cúpula representa la intercesión de San Carlos Borromeo ayudado por la Virgen y en torno a ellos las virtudes cardinales, bajo el título  "La apoteosis de san Carlos Borromeo", de Johann Michael Rottmayr de Salzburgo, realizado entre 1725 y 1730, denominado y que sería el último encargo que cumplió el artista.

El altar mayor en el que participaron Alberto Camesina y Maximilian Brokoff, presenta un relieve de estuco con San Carlos sobre una nube, ascendiendo a los cielos.

Los pabellones que conducen a las entradas laterales tienen decoración de influencia china y los frescos de las capillas laterales fueron pintados por Daniel Gran.

Biografía: www.wikipedia.org







Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"