Sigueme a través de tu correo electrónico

viernes, 22 de enero de 2016

Santo Entierro Magno de Utrera 2007: La Trinidad

Retomamos esta sección del Santo Entierro Magno de la ciudad de Utrera, que se celebró en el año 2007 con motivo del V centenario de la llegada de la Virgen de Consolación al municipio. En ella participaron todos los pasos de cristo así como el paso de palio de la Virgen de los Dolores, titular de la hermandad de la Vera+Cruz.

En esta ocasión, analizaremos el paso del Stmo. Cristo de los Afligidos, que pertenece a la hermandad de la Santísima Trinidad y que habitualmente, realiza su Estación de Penitencia en la tarde noche del Jueves Santo.

El Cristo de los Afligidos es un crucificado cuyos rasgos estilísticos permiten catalogarlo dentro del círculo montañesino. Su rostro irradia cierta serenidad y elegancia aunque su dulce morir lo aleja del espíritu trágico de tan violenta muerte. Habida cuenta de la gran similitud que guarda con otras imágenes del imaginero José Montes de Oca, han conferido ciertos investigadores su autoría a la producción de dicho artista.

Tras el desgraciado incendio de 1965, fue sometido a una restauración llevada a cabo por la escuela Santa Isabel de Hungría, en la que retocaron considerablemente su torno y piernas. El fuego afectó también notablemente su policromía original, por lo que en dicha restauración también hubo de ser redotada.

El paso es de estilo neobarroco, producto de varios proyectos y labor de diferentes artistas. El boceto para el nuevo paso fue presentado en 1958 por Fernando Alguacil y Francisco Parrado, procesionando por vez primera en fase de construcción en 1959. En pleno proceso de construcción, la inundación del Tamarguillo (1962) dañó sensiblemente sus maderas, teniendo que ser reconstruido con urgencia para procesionar al año siguiente.

El canasto, de usual contorno elíptico, está decorado a base de hojarascas con incursión de cartelas entre las que debemos destacar la central que representa el misterio de la Santísima Trinidad. La labor de su talla, junto con el de las cuatro águilas bicéfalas que flanquean sus esquinas, se deben a Antonio Martín, si bien el dorado de dichas piezas fue aplicado por Luis Sánchez Jiménez. Se estrenó totalmente terminado en la Semana Santa de 1987.

La talla de los respiraderos, las cuales corresponden al proyecto inicial del paso, las realizó Antonio Alguacil. Posteriormente, en ellos han sido insertados pequeños bustos de los Evangelistas, tallados por Paz Vélez. Toda la labor de dorado y composición de policromía, también corrieron a cargo de Luis Sánchez (1985-87).

En 1992 se doraron los candelabros del paso de Cristo por Ángel de la Feria, terminándose el dorado de los respiraderos, maniguetas, crestería y policromía de los Evangelistas en 1996.

Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"