Sigueme a través de tu correo electrónico

martes, 7 de marzo de 2017

Vía Crucis en Monte-Sión: Las claves

Este lunes Sevilla se volcó, o así parece, con el vía crucis de las Hermandades y Cofradías de Sevilla, que presidía el Señor de la Sagrada Oración en el Huerto de la Hermandad de Monte-Sión, la cual excelentemente, o casí de sobresaliente, presentó las andas procesionales donde se ubicaba el Señor, dignas de mención por el trabajo encomiable que ha llevado.

Hasta aquí simplemente felicitar a la hermandad por la puesta en escena de este piadoso acto, para muy pocos, donde no faltaba como se suele decir «ni un peregil».

Ahora viene lo más dantesco, que es la afluencia de público donde por momentos hubo sequía de espectadores, a eso se le suma la dificultad que pusieron los «agentes secretos» que custodian el acceso a la Santa Iglesia Catedral de Sevilla, que es donde principalmente se realiza el acto, los cuales una vez pasada una hora o incluso con el acto iniciado, no dejaron entrar para orar y rezar el vía crucis, en un acto tan bochornoso como poco caritativo, palabra que está muy de moda actualmente.


A esto, que me parece una barbarie, no todo el mundo puede estar antes de las 8 en el templo metropolitano, por diversos motivos, trabajo, familia, medio de transporte...., se le suma que no existía ninguna formación musical que acompañe el acto y que ponga «bocabajo» las calles ni destrezas costaleriles que tanto gusta al público, deparando un panorama que si no se remedia desde el Consejo de Hermandades y Cofradías y el Palacio Arzobispal, decaerá como cual hoja de árbol caduco.

Es el momento de analizar el formato del Vía Crucis, es el momento de ver soluciones alternativas, es el momento de estudiar el día más acorde con este acto, aunque las propias hermandades no lo quieran, o es el momento de ver como muere en la orilla este acto con casi cerca de cuarenta años de historia....

Lo que si está claro que el sentido de este piadoso acto se ha perdido, y no me vale que si la devoción, tirón y tal... por que simplemente hay que ver cualquier Jueves Santo como está la ciudad viendo Monte-Sión. 

Reflexión ¿Hemos perdido el sentido de lo que celebramos o hemos convertido el sentido en un escaparate de venta al por mayor?


Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"