Sigueme a través de tu correo electrónico

viernes, 12 de julio de 2013

La Virgen de Roma, Mayor Dolor de Granada

Continuamos con la sección dedicada a los pasos de palio que participaron en la procesión Magna Mariana, "María, Reina de Granada", que tuvo lugar el pasado día 18 de mayo en la capital nazarí, con motivo del I Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen de las Angustias.

En esta ocasión, hacemos balance en la Hermandad de los Escolapios, que procesiona en la tarde del Viernes Santo desde la Parroquia de San José de Calasanz. Importante para esta corporación fue el año 2000, peregrinando con su paso de palio al completo a San Pedro en la Ciudad del Vaticano, donde procesionó por sus calles siendo vista por el Beato Juan Pablo II, en ese momento Papa.
La Dolorosa de esta corporación fue realizada en el año 2000, por el insigne imaginero hispalense Luis Álvarez Duarte, transida de dolor sin perder un ápice de dulzura y amor. Presenta la testa levemente inclinada, dirige la mirada al frente buscando los ojos del espectador que la contempla. La boca entreabierta permite contemplar levemente los dientes. Ojos color miel, párpados sonrojados por el llanto. Las manos se estremecen por el sufrimiento. 

La imagen viste un riquísimo manto de terciopelo de seda morado en hilo de oro por las MM. Adoratrices de Granada, en el año 1959.

El paso de palio de Maria Santísima del Mayor Dolor ha ido sufriendo cambios significativos desde el año 1996 hasta poder contemplarlo tal y como se encuentra hoy en día. Todo ello salió de los talleres hispalenses de Manuel de los Ríos (1995-1999), candelería, candelabros de cola, peana, relicarios y entrecalles, uno de la virgen de Loreto de autor desconocido donado por el Ejercito del Aire y otro de la Virgen de los Reyes de Sevilla donado por el propio taller de orfebrería con motivo de la peregrinación a Roma en el año 2000.

Los varales son obra de Manuel Palma Cuadros en el año 1960, siendo estos cincelados totalmente a mano en plata de ley; sobre los cuales se sostienen el techo y caídas del palio en terciopelo, bordados en tisú de oro, siguiendo la técnica de la aplicación, en los talleres de la hermandad, bajo la dirección de Cristóbal Casares.

La gloria que se sitúa en el centro del techo es una pintura de Manuel Lobato realizada en el año 2001, representa el momento de la aparición de la Virgen a San José de Calasanz; la cual sustituye a la anterior de López Vázquez, de exquisito valor artístico, pero de tamaño algo desproporcionado.


Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"