Sigueme a través de tu correo electrónico

jueves, 9 de enero de 2014

De nuevo, ya todo ha comenzado...


De nuevo, volvíamos a vivir el Nacimiento del Señor y sin pausa alguna, que motivara la venía que nos solicitaba el Año Nuevo, por San Lorenzo, se encendía los primeros candeleros, con ese pabilo anunciador de que, un año más, el Quinario del Señor iba a comenzar.

Al instante, se inicia lo que aunque no esté escrito en la Biblia, se toma como si de una jurisprudencia se tratara, el primer día del mes de Enero, no es Año Nuevo, se equivocan los almanaques, si no el primer día del Quinario al Señor, que para los hispalenses es más importante, sobre todas las cosas.

Ya ha concluido las "fiestas" esas que encajan con los seis días que se le dedican al Señor de Sevilla y ya sin tiempo para pensar en esos instantes, el caudaloso río de la Fe y la Pasión, aparece como un cuerpo de ciriales por los diferentes lugares de nuestra ciudad, Pasión, San Vicente, San Roque o la Cena, ya tienen a sus acólitos muy próximos a la cita, por que ya en la ciudad se respira a pre-Cuaresma.

Atrás queda el inicio del fin o el fin del inicio, paupérrimas palabras en comparación con lo que se contempla entre los altos árboles de San Lorenzo mezclados con los revoloteos de los pájaros, el Gran Poder de Cristo.
Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"