Sigueme a través de tu correo electrónico

jueves, 14 de agosto de 2014

El Poeta Rodrigo Caro

Monumento de la Ciudad de Utrera a su ilustre Hijo, Rodrigo Caro
En la localidad sevillana de Utrera se le rinde tributo con la estatua que ilustra la imagen de esta entrada al poeta Rodrigo Caro. Este utrerano nació en 1573 y murió en Sevilla en 1647. 

Estudió cánones en la Universidad de Osuna y en la de Sevilla, donde se graduó en 1596. Desempeño el trabajo de abogado con su tío. Fue ordenado sacerdote en 1598 y recibió un beneficio eclesiástico en la Parroquia de Santa María de la Mesa de su querida Utrera. Consiguió ser nombrado abogado del concejo municipal de su villa y en 1619 empezó a trabajar como censor de libros. Fue visitador general de la archidiócesis (una especie de inspector de iglesias) y en junio de 1627 se trasladó a Sevilla, donde se desempeñó además como juez de testamentos. En 1645 renunció a su capellanía por no poderla atender, debido a una enfermedad de estómago que se le fue agravando.
Mantuvo relación con numerosos autores, como Francisco de Rioja, Francisco de Quevedo, Francisco Pacheco, etc. 

Fue, sobre todo, arqueólogo, anticuario e historiador; tenía una gran biblioteca de clásicos y hasta un pequeño museo y escribió tanto en latín como en castellano.

En el campo de la poesía escribió sobre la historia y riquezas de las ciudades andaluzas de Carmona, Utrera y Sevilla, así como sonetos y poemas laudatorios a San Ignacio de Loyola. Utilizó motivos propios de la canción de amor erótica para manifestar su entrega a Cristo y también escribió romances burlescos. Escribió poemas mitológicos divertidos como Cupido pendulus, epístolas en verso, poemas a advocaciones marianas de Utrera, etc. Su poema más famoso e importante fue la Canción a las ruinas de Itálica, que ha pasado a todas las antologías.

Biografía: www.wikipedia.org
Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"