Sigueme a través de tu correo electrónico

jueves, 14 de mayo de 2015

Praga, la huella de Kafka

Praga está llena de indicios del escritor checo. Placas, museos, estatuas, su casa en la Callejuela de Oro incluso el café donde el ideó numerosos relatos, el "Slavia", aún siguen dando vida al mítico literato.

De entre todas, hoy traemos a este blog, el monumento que se erigió en su honor. El mismo se encuentra entre el barrio de Josefov y el Stare Mesto "Ciudad Vieja", punto en el convergen tres religiones, la judía, la católica y la protestante de este municipio de la República Checa.

El monumento se inauguró en 2003, realizado en bronce, de  3,75 metros de altura y 800 kilos de peso, por el artista checo Jaroslav Róna y que se puede contemplar entre la Iglesia de Praga del Espíritu Santo y la Sinagoga Española.

La escultura nos muestra a un cuerpo vacío de un hombre, sólo con chaqueta y pantalones, sobre cuyos hombros aparece sentada la figura de Franz Kafka, y quiere representar la separación espiritual que el escritor checo muestra en sus obras.

Biografía: http://guias-viajar.com/
Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"