Sigueme a través de tu correo electrónico

viernes, 23 de octubre de 2015

El Cristo de la Laguna de Tenerife

Viajamos hoy a la ciudad de La Laguna de San Cristóbal en la isla de Santa Cruz de Tenerife para analizar a una de las dos devociones más importantes de la isla, el Stmo. Cristo de la Laguna.

El autor de la obra es Louis Van Der Vule, en el siglo XVI y está realizado en madera de roble de Flandes. Entre noviembre de 2011 y marzo del 2012, la imagen del Santísimo Cristo fue sometida a un minucioso proceso de restauración por parte de varios expertos procedentes del Instituto Real de Patrimonio Artístico de Bruselas (Irpa), en la primera restauración "importante" de la imagen en los 500 años de historia de la venerada talla. La restauración consistió sobre todo en la limpieza de la escultura y la fijación de la policromía. La escultura, había sufrido una serie de alteraciones a lo largo de los siglos, la madera se había secado y agrietado, faltaban fragmentos de la corona y de otras partes, había un mechón partido y para ocultar la sustitución de algunos dedos se procedió a dar betún a la imagen.

Entre sus detalles, destacan unas inscripciones que se incluyen en el paño de pureza o perízonium, que está ajustado a las caderas y ladeado a la izquierda; sus plegados hacen un efecto de luces y sombras.

Éstas inscripciones se sitúan, por un lado en la parte superior del paño, que posee un conjunto de letras con adornos florales. Otras, en la parte lateral, más desapercibidas, nos hablan del autor y fecha de su talla. Su calidad como obra de arte es sobresaliente, al igual que su importancia devocional.

La imagen del Cristo de La Laguna procesiona cada año en la Semana Santa de San Cristóbal de La Laguna en una cruz de madera. El Viernes Santo de madrugada en la procesión conocida como "El Encuentro" o "La Madrugada" el Cristo sale de su Real Santuario y se encuentra en el Convento de Santa Clara de Asís con La Dolorosa, San Juan Evangelista y La Magdalena, para después recorrer ambos pasos el casco histórico de la ciudad visitando los diferentes templos del centro de La Laguna donde se recitan las siete palabras que dijo Jesucristo al morir en la cruz hasta llegar a la catedral. Allí permanecen varias horas en estación de penitencia. Ya por la tarde salen de la catedral en la Procesión Magna y el Cristo regresa a su santuario. Tras la llegada de la imagen cristológica a su templo, la talla sube a su retablo o altar.

En sus Fiestas Mayores de septiembre es tradición que cada 9 de septiembre la venerada imagen del Cristo sea de nuevo bajada en público del altar mayor para el rito del besapiés y para más tarde ser colocada en el trono procesional y en su cruz repujada en plata.




Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"