Sigueme a través de tu correo electrónico

lunes, 18 de abril de 2016

HDR: ... y si hoy fuera Lunes Santo

Recuerdos del pasado, sueños del presente, olor, visión, emoción, respeto y dejar a la imaginación que haga su trabajo... y si hoy fuera Lunes Santo.

Pues dejando libre el paso a la imaginación, hoy sería Lunes Santo de los que los nazarenos agradecerían en demasía, donde los costaleros mitigarían el calor con menos suplicio e incluso hasta el respetable público no huiría del "Lorenzo".

Si hoy fuera Lunes Santo amaneceríamos en el Polígono San Pablo para presenciar como el milagro de una joven hermandad, avanza por las calles donde ilustres toreros y coplas de nuestro arraigo más profundo, hacen de nuevo que el Señor y su bendita Madre de los ojos verdes vuelvan a cumplir con el sueño que se fraguó en el año 1979.

Si hoy fuera Lunes Santo, sobre la sombra de los centenarios árboles del Parque de la Infanta María Luisa, caminaría un hombre ajusticiado abandonado por sus Discípulos pero escoltado por un barrio que nunca deja sólo ni por un segundo a su Cautivo, ese que me quita el sueño y que es la luz de mi barco. Detrás "la mejor de las mujeres", la Reina de las Mercedes, bajo palio celestial que con su garbo y su semblante forma parte de las flores más bonitas de nuestro parque más universal. Paso largo y racheado camina tras su hijo Cautivo, la Madre de los Genovevos sin pecado original.

Si hoy fuera Lunes Santo, el tañido de la Campana nos muestra el entierro más solemne y riguroso que desde San Andrés sale con su paso airoso. Cristo muere por la redención de nosotros, acompañado de sus seres queridos esos que siguen el camino de unos tramos de silencio y recogimiento que envuelve como el papel a un caramelo, la esencia de una gran hermandad.

Si hoy fuera Lunes Santo, de nuevo se recordaría al malogrado Juan Vizcaya por el Barrio León, viene andando su Señor, que del Soberano Poder se llama, por las calles de Triana, de costero a costero y con izquierdo por delante, que buen son llevan sus costaleros, al son de los cigarreros, el ego sum del Tardón. Salud, mucha Salud, es lo que falta hoy, recordamos los terribles terremotos de Japón y Ecuador, y sólo nos acordamos de Ella, la blanca flor del Tardón y Reina del Barrio León. Virgencita de la Salud, colma de tu bendición a estas personas que imploran tu nombre cuando más falta hace ante las desgracias de la naturaleza. No te olvides de ellos y como un alud de buenas nuevas derrama sobre estos tus hijos, tu Salud.

Misticismo y clásicos los pasos de la Vera+Cruz, y si hoy fuera Lunes Santo, nos trasladaríamos al Renacimiento para presenciar como hay que seguir a la Cruz, «Toma tu Cruz y sigueme», no me olvides ten presente que este tu seguidor, no te abandonará ni renunciará a tu legado, son las Tristezas de María, las lágrimas derramadas por esos que hoy en día declaman tu nombre en vano, te desprecian y te insultan cual sanedritas de Jerusalén. Señor, no soy digno de que entres en mi casa pero una palabra tuya bastará para seguirte... que así sea.

Si hablamos de Tristezas, también hay que hablar de Dolor, y si hoy fuera Lunes Santo, nos tendríamos que acordar de estas personas que han perdido a sus seres queridos por la desgracia de una negliencia, tal vez, en Tenerife, somos desde hace unos días todos Cristianos, acompañamos con el Dolor de nuestra Madre las tristes pérdidas y si fueramos Cirineos, nos remangariamos las mangas para ayudar a Jesús de las Penas a levantarse en esta caída. Hoy San Vicente, cada vez es más nuestras vidas, caemos y nos levantamos pero si puede ser, siempre mirando a Dios.

La Niña del Lunes Santo aguarda en su paso, si hoy fuera Lunes Santo, princesa del Arenal nos acogería como fiel hermano aunque no seamos mejicanos en tu barrio celestial, es linda la Emperatriz del Dos de Mayo que nos manda a su hijo crucificado, Aguas del Señor, no hay Mayor Dolor que ver a tu hijo muerto en la Cruz por las calles de mi pasión. Ponle música a su caminar y que el llanto sea más liviano, con Tres Caídas al compás y Mairena de la mano.

Si hoy fuera Lunes Santo, no dudaría ni por un sólo momento, acceder a tus callejas del Museo para presenciar el penúltimo aliento de Cristo de la Cruz, expiración de los mortales y retrato único del Señor en el madero, que recorrido, que gratitud, es una gran experiencia mostrada y orgullo de los cofrades. Tras el, la monjita sublime bajo palio de Aguas marianas, que tiara de reina presenta la Madre, no le hace falta ni detalle, la Dolorosa de las Aguas, que portento, que talle, la Virgen más real de nuestra Semana Santa, ella llora, nosotros viajamos relicario de paseo, cuando arribas Virgencita por la noche, en la Plaza del Museo.
Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"