Sigueme a través de tu correo electrónico

miércoles, 26 de octubre de 2016

La Catedral de San Vito en Praga

Tomamos rumbo de la capital de la República Checa para mostraros uno de los principales monumentos arquitectónicos de este país, la Catedral de San Vito, construída entre los años 1344-1420 por Matías de Arrás  y Peter Parler, que se encuentra en el recinto del Castillo del barrio de Malá Strana.

Tal y como avanzamos en otras entradas dentro de este recinto catedralicio se encuentra la tumba de San Juan Nepomuceno y la Capilla de San Wenceslao.

La catedral de San Vito (en checo, Chrám svatého Víta o Katedrála Svatého Víta) es un templo dedicado al culto católico. Forma parte del conjunto artístico monumental del Castillo de Praga y es la mayor muestra del arte gótico de la ciudad. Desde 1989 está dedicada a San Vito, San Venceslao y San Adalberto. Ha sido el escenario de la coronación de todos los reyes de Bohemia y en ella se encuentran también enterrados todos los santos obispos y arzobispos y un buen número de reyes. La catedral, aunque católica, es de propiedad estatal desde el inicio de su construcción en el siglo XIV.

Su estructura y escultura se divide en varias fachadas:

a) Fachada Oeste

De estilo neogótico fue la primera que se terminó. Está decorada con estatuas de catorce santos, la del rey Carlos IV y una de sus arquitectos. Los portalones de bronce realizados por Otakar Sapniel, se cosntruyeron en 1927. En total son tres puertas: en el central se halla representada la construcción de la catedral, en el de la derecha: la vida de San Adalberto y en la de la izquierda que, desde 1929 es la fachada principal, la vida de San Wenceslao. El rosetón fue diseñado por Frantisek Kysela en 1928, y representa la Creación.

b) Fachada Sur y Puerta Dorada

Durante cinco siglos, la fachada Sur fue la entrada principal de la catedral. En ella destaca la Puerta Dorada que debe su nombre al fondo rojo y dorado de los mosaicos venecianos, obra de Niccoletto Semitecolo, y en la que se representa el Juicio Final, obra excepcional en la Europa Occidental. En el centro de estos mosaicos se puede distinguir la figura de Jesucristo sobresaliendo en medio de los seis santos patronos de la República Checa. A ambos lados de Jesucristo se hallan representadas las ánimas salvadas y las condenadas. En ellas se puede reconocer al rey Carlos IV y a su última esposa Isabel de Pomerania. Para su realización se necesitaron más de 40.000 piezas. En 1967 y 1980 se intentaron restaurar sin llegar a lograrlo.

La torre principal, situada en esta fachada, fue construïda por Peter Parler. Tiene 99 m. De altura y está coronada por una cúpula renacentista de Pacassi, fue construïda en 1770. La balaustrada es obra de Hans de Tirol y B. Wohlmüt y, lo mismo que la cúpula, es de estilo renacentista.

c) Planta

La Catedral de San Vito presenta una planta de tres naves con un transepto, deambulatorio y capillas. Es la obra maestra de Peter Parler que introdujo modificaciones e innovaciones en el proyecto de Matías Arras.

d) Altar Mayor

Construido por J. Kranner entre 1868 y 1873, es de estilo neogótico, pero conserva detalles renacentistas del siglo XVII. Los relieves de madera fueron realizados por K. Bendl entre los años 1625 y 1650. El de la izquierda representa la huida de un rey de un invierno y el de la derecha una vista de Praga del año 1620.

e) Vitrales

Los vitrales son de la época de la Primera República Checoslovaca por lo que, parte de su significado religioso contiene un importante simbolismo del Estado Checoslovaco que, por aquel entonces, acababa de independizarse del Imperio austrohúngaro. Después de obtener su financiación por parte de la burguesía checoslovaca, se recurrió a los principales maestros cristaleros de Bohemia que estaban profundamente influenciados por Josef Cibulka. La mayoría de los vitrales se deben a Frantisek Kysela y a sus alumnos de la Escuela de Artes Decorativas de Praga, entre los que destacan Cyril Bouda y Karel Svolinsky. Sobresalientes son los vitrales del presbiterio y los de la Puerta Dorada que representan el Juicio Final con referencias a la historia checa obras de Max Svabinsky. Una de las vidrieras, en la zona izquierda, está hecha por Alfons Mucha, se nota el estilo propio del artista y la diferencia respecto al resto de ella.

Biografía: wikipedia.org




















Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"