Sigueme a través de tu correo electrónico

miércoles, 9 de marzo de 2011

La Vigía del Puerto


Si el príncipe de Sevilla es el Giraldillo y la emperatriz la Torre de Santa Ana, la Vigía del Puerto no debe ser otra que la Torre del Oro, que no quepa duda.

Una torre que en el siglo XV-XVI era importante por las exportaciones e importaciones que llegaban a su puerto, por que visionaba toda una historia de un desembarco en otros mundos.

Cargadores del muelle, capataces de faena, marineros e incluso alfareros han sido participes de las piedras que conforman la Torre del Oro. Del Oro por que lleva incrustaciones en su arquitectura de este preciado metal áureo.

Ahora es la Vigía del Puerto, de regatas, de fiestas en su paseo y de un maravilloso museo marítimo que atesora una larga y extensa vida cerca del Río Guadalquivir (los romanos lo llamaron Betis).
Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"