Sigueme a través de tu correo electrónico

lunes, 17 de junio de 2013

La Virgen de las Penas de Granada

Hoy nos trasladamos a la Parroquia de San Matías, donde radica la Hermandad que tiene como titular mariana a la Virgen de las Penas y que como dato anecdótico os diría que tanto su salida como su entrada tiene una especial dificultad para los hombres que portan ambos pasos, al bajar los escalones que anteceden al templo, sin rampa alguna, en la tarde noche del Miércoles Santo.

La Virgen de las Penas es tallada por el imaginero Jimenez Mesa en el año 1959, siguiendo un modelo iconográfico del artista José de Mora. La Virgen inclina la cabeza hacia la derecha y dirige la mirada hacia el suelo, siendo sus ojos de cristal y las pestañas superiores, postizas. Lleva cinco lágrimas de cristal, dos en la mejilla izquierda y tres en la derecha. La boca se halla cerrada, expresando un dolor callado y propio de la corriente intimista a la que pertenece. Las manos aparecen extendidas, portando un pañuelo en la derecha y un rosario en la izquierda.

En el año 1960 sufre una remodelación por Barbero Gor sobre una talla original de José Jiménez Mesa e inspirada en la Dolorosa que recibe culto en el retablo mayor del Convento de Carmelitas de Zafra.

El paso de palio tiene unos respiraderos y peana que son obra del orfebre sevillano Manuel de los Rios y los varales y jarras de M. Moreno. Los respiraderos presentan en su frontal una gran capilla con la custodia. El palio y el manto son obra del taller de Fernández y Enríquez de Brenes en Sevilla, mientras que la toca es bordada en oro fino por el taller de bordados sevillano "García y Poó", que regenta Francisco García Serrano.


Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"