Sigueme a través de tu correo electrónico

martes, 23 de julio de 2013

La Virgen del Rosario de Granada

La Hermandad del Rosario de la ciudad de Granada también participó con su esplendoroso paso de palio en la procesión magna mariana, "María, Reina de Granada".

Esta corporación realiza su Estación de Penitencia habitualmente en la tarde noche del Miércoles Santo, desde la Iglesia Conventual de Santo Domingo, de la orden dominica, situada en el barrio nazarí del Realejo.

La imagen de Ntra. Sra. del Rosario es obra de Miguel Zuñiga en el año 1985 sustituyendo a otra anterior muy deteriorada de López Azaustre de 1970. En 1995 fue retallada por el imaginero sevillano Manuel Hernández León. Tiene la mirada baja y levemente inclinada hacia la derecha, mostrando una juventud en la imagen de la Virgen. Le caen por sus mejillas cinco lágrimas de cristal.
Como dato anecdótico la imagen del Señor de las Tres Caídas durante el año reside en el Convento de Clausura de Santa María la Real, por lo que no está en su sede canónica, como regla general. Quince días antes de la estación de penitencia se baja desde el Convento para sus cultos y procesión y quince días después de la Resurrección del Señor vuelve a la clausura de Granada.


El paso de palio destaca por su conseguida armonía y belleza. Los respiraderos fueron realizados por Orfebrería Triana en el año 1990 en metal plateado, y los varales, jarras y violeteras por Manuel de los Ríos. La peana y brazos de cola son de Orfebrería Mallol, realizados entre los años 1992 y 1993.


Los bordados del palio fueron estrenados en 2010 con techo de palio bordado sobre terciopelo rojo al realce con hilos de oro y sedas y con gloria sobre marfil policromado por Dolores León que representa a la Madre de Dios entregando el rosario a Santo Domingo para la institución de esta piadosa práctica. Las bambalinas están bordadas sobre malla de oro al realce en hilos de oro y sedas, en su parte exterior e interior.

Todo este conjunto sigue un mismo diseño dibujado por el Manuel Guzmán Bejarano y bordado en los talleres hispalenses "García y Poó", que regenta Francisco García Serrano. Entre los adornos del paso, cada año llaman la atención los doce rosarios que cuelgan de los varales del paso, y que recuerdan la advocación mariana de la cofradía.
Publicar un comentario
Para dejar tus impresiones, comentarios o gustos mira en el final de cada entrada en las pestañitas que pone "me gusta" o "no me gusta"